logo-final Created with Sketch.

Capturadas por corporaciones, las acciones propuestas por la Cumbre de Sistemas Alimentarios son insuficientes

Como fueron presentadas, las Vías de Acción generan inseguridad y bajas expectativas en la sociedad civil, que se moviliza para acciones para la mejora real de los sistemas alimentarios

26 de julio de 2021

Mismo en medio de la desigualdad global de acceso a la vacunación Covid-19, se confirma que la Cumbre de Sistemas Alimentarios, organizada por Naciones Unidas, comenzará el 26 de julio, con participación presencial y en línea. Este será un paso previo al evento principal, que se llevará a cabo en septiembre.

Con un proceso no inclusivo de organización, construcción de agenda y un perfil restringido de científicos, el foro será desafiado por organizaciones y personas que realmente son parte de los Sistemas Alimentarios: personas que producen, transportan, comercializan y consumen alimentos.

Como ya señaló Idec (Instituto Brasileño de Protección al Consumidor), la Cumbre de Sistemas Alimentarios se organiza con el fin de dar espacio a la industria alimentaria y la agroindustria, que no tienen interés en cambiar los Sistemas Alimentarios para combatir el cambio climático, el hambre y la obesidad.

Descubra siete razones por las que Idec no participa formalmente en la
Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU

Los debates y acuerdos de la cumbre se dividirán en cinco Vías de Acción. Sin embargo, en este escenario de fuerte influencia corporativa en el evento, con consecuencias para el futuro de Sistemas Alimentarios y el planeta, cada frente se convierte en una apertura para el avance de la agenda corporativa.

Como fueron presentadas, las Vías de Acción generan incertidumbre y bajas expectativas para la sociedad civil. Idec las enumeró y comenta una por una:

Vía de acción 1: Garantizar el acceso a alimentos sanos y nutritivos para todos

En Brasil, a fines de 2020, más del 55% de las familias brasileñas enfrentaban algún nivel de inseguridad alimentaria. En el mismo período, el país fue el segundo líder mundial en exportaciones de commodities agrícolas.

Esto significa que la producción industrial de alimentos a gran escala no responde de manera eficaz a las necesidades de las personas. Pero es en esta dirección que tienden a ir las discusiones en la Cumbre de Sistemas Alimentarios, priorizando un enfoque económico sobre el social, y en el aumento de la producción en lugar de mejorar la calidad de los alimentos.

Así, el acceso a alimentos saludables va en contra de lo que quieren la industria y la agroindustria, ya que esta lógica desmantelaría las estructuras actuales de los Sistemas Alimentarios corporativos. Este es una Línea de Acción que puede tener resultados por debajo de las expectativas, considerando la influencia de grandes corporaciones en el evento. Por tanto, vemos que se espera el mantenimiento del modelo agroindustrial convencional, que genera desigualdades e impactos socioambientales.

Vía de acción 2: Adoptar modalidades de consumo sostenibles

Las corporaciones de la industria alimentaria que están influyendo en la organización de la cumbre gastan innumerables recursos para fomentar los alimentos ultraprocesados.

En Brasil, Idec promueve la Guía de Alimentos para la Población Brasileña, publicada por el Ministerio de Salud y apoyada por el Instituto. El material aporta puntos necesarios para la transición de los Sistemas Alimentarios, como la valoración de la producción local, el consumo de productos de temporada y el cuidado de la salud a través de la alimentación. Sin embargo, el material fue atacado por el Ministerio de Agricultura, que pidió una revisión de la guía. La pasta está históricamente ligada al agronegocio y la industria de procesamiento de alimentos.

Los productos ultraprocesados ​​imitan el sabor y el color de los alimentos, pero no son alimentos reales. Es por eso que generalmente reciben aditivos de nutrientes y venden la idea de estar fortificados, mientras que, de hecho, no son más una fórmula industrial. Existe mucha evidencia sólida de que el consumo de alimentos procesados ​​está relacionado con un aumento de la obesidad, enfermedades crónicas no transmisibles, cáncer e incluso depresión.

Un documento publicado por el Centro de Investigaciones Epidemiológicas en Nutrición y Salud de la Universidad de São Paulo (Nupens / USP) y la Cátedra Josué de Castro reúne y sintetiza más de 180 evidencias científicas sobre el impacto de los productos ultraprocesados en la salud humana y el planeta y las posibles soluciones para transformar los sistemas alimentarios mundiales actuales.

Los riesgos para la salud de los productos ultraprocesados son múltiples. Idec publicó recientemente un estudio que detecta la presencia de pesticidas en productos ultraprocesados. Todos los pesticidas encontrados también están presentes en los cultivos brasileños, como el glifosato, el herbicida más utilizado en el mundo.

¿Cómo es posible inspirar y motivar a las personas a adoptar opciones de consumo más saludables si la industria y la agroindustria se benefician de una producción que no es buena para la salud de la población?

El consumo también está estrechamente relacionado con el desperdicio de alimentos. Según un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), alrededor del 17% de todos los alimentos del mundo se desperdician. Y los alimentos dispensados y no consumidos, principalmente por pérdidas de transporte a gran escala, representan entre el 8 y el 10% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Gran parte de la pérdida de producción de alimentos ocurre en cadenas de distribución de alto impacto, como es el caso del flujo de granos a través de la red de carreteras brasileña. Estos son desafíos engendrados en el modelo de producción convencional, que debe cambiar a prácticas más sostenibles, como el fortalecimiento de la producción local y diversificada, en lugar del monocultivo de productos básicos.

Vía de acción 3: Impulsar la producción favorable a la naturaleza

Las actividades del sector agrícola son las que tienen mayor impacto y son las más impactadas por el cambio climático. La agroindustria continúa batiendo récords de exportación con producción basada en la deforestación de nuevas áreas, el monocultivo de commodities y el uso intensivo de pesticidas, que contaminan los cursos de agua y el suelo, además de impactar la biodiversidad y la salud de las personas.

Este es el modelo convencional que predomina en los cultivos de Brasil y otros grandes países productores: destruir para generar riqueza. Por otro lado, esta lógica marca la caída de la productividad del propio sector, ya que los efectos del cambio climático afectarán sus cultivos, provocando una pérdida de productividad.

La Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU no propone esta visión para la agroindustria. Por el contrario, Agnes Kalibata fue designada para encabezar el evento. Ella es presidenta de la Alianza para la Revolución Verde en África (AGRA) y, por tanto, vinculada a modelos convencionales e insalubres. La tendencia es que estos modelos no solo se mantengan, sino que se promuevan en el evento como solución.

La Cumbre, en toda su programación preliminar, no menciona prácticas agroecológicas o agroforestales al menos una vez. Estas iniciativas, de probada eficacia para la gestión y producción sostenibles de alimentos orgánicos y saludables, son una alternativa viable a la agroindustria convencional y necesitan con urgencia incentivos de los gobiernos.

Actualmente, 72 millones de hectáreas de pastos se encuentran en un estado de grave degradación en Brasil. Esta es una gran oportunidad para que el sector agrícola trabaje en la transición a modelos más sostenibles, recuperando áreas destruidas en lugar de deforestar aún más bosques. Según el Instituto ClimaInfo, esta medida podría significar un ahorro de R$ 9,5 mil millones para los productores. Las grandes corporaciones tardan en comprender que la preservación genera riqueza.

Vía de acción 4: Promover medios de vida equitativos

No queremos solo comer. Para lograr formas de vida más justas que beneficien a todos y no solo a una parte de los actores que conforman los Sistemas Alimentarios, se necesita una transición de modelos y, sobre todo, paradigmas.

Los medios de vida más justos y equitativos deben incluir a todos aquellos que forman parte de los sistemas alimentarios. Si solo hablamos de consumo, podemos incluir a todas las personas del planeta en esa lista. Pero los sistemas alimentarios están desequilibrados y la balanza se inclina hacia aquellos que generan más plata. En el otro lado de esa escala están los 7.8 mil millones de personas con derecho a una alimentación saludable.

Al abordar el tema de la producción, además de lo ya dicho en relación a otras líneas de actuación, cabe destacar las condiciones laborales en el campo. Mientras que las megacorporaciones se benefician de cosechas récord, los trabajadores son explotados y sus derechos violados. En Brasil, esta sigue siendo una triste realidad en el siglo XXI.

Formas de vida más igualitarias, que garanticen los derechos y la seguridad de los trabajadores, son también consecuencia de impulsar los Sistemas Alimentarios locales, es decir, cadenas que acerquen la producción y distribución del consumo de alimentos, respetando las tradicionalidades de los pueblos indígenas y tradicionales, diversificando opciones alimentarias y estacionalidad.

Vía de acción 5: Crear resiliencia ante las vulnerabilidades, las conmociones y las tensiones

En la realidad en la que vivimos, los sistemas alimentarios se encuentran bajo una fuerte amenaza por el cambio climático. Los efectos del aumento de la temperatura global provocarán una pérdida de productividad agrícola, que alcanzará aproximadamente el 18% del PIB mundial. Pensar en formas de aumentar la resiliencia en este contexto es tapar el sol con las manos.

A medida que la Cumbre adopte este enfoque, la verdadera discusión sería abordar la transición efectiva hacia sistemas alimentarios saludables y sostenibles. No hay forma de frenar los impactos de los choques y tensiones naturales en la productividad alimentaria, a menos que repensemos esta lógica autodestructiva, que, sobre todo, contribuye al hambre de 690 millones de personas en el mundo en 2019.

Idec entiende que la Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU tiene muchas limitaciones para permitir una transición para modelos saludables y sostenibles. Si bien las Vías de Acción plantean importantes puntos de debate, la captura corporativa identificada en el evento no solo debe detener las discusiones, sino proponer nuevos retrocesos para los Sistemas Alimentarios, aumentando la desigualdad, el hambre, la obesidad y contribuyendo al cambio climático.

Para dar voz a los actores que forman parte de Sistemas Alimentarios, pero que quedaron fuera de este espacio tomado por el corporativismo, la sociedad civil impulsa la Contramovilización de los Pueblos para transformar los Sistemas Alimentarios corporativos entre el 25 y el 27 de julio. La semana pasada hubo un escenario dedicado a Latinoamérica entre el 22 y el 23. Son espacios de resistencia, para exigir y proponer una agenda para la transición a Sistemas Alimentarios sostenibles y saludables.

Acceda al sitio web de la Contramovilización de los Pueblos aquí y aquí para ver las retransmisiones del evento.

Leer también

Recibe las novedades siempre de primera mano. Suscríbase a nuestro boletín de noticias