logo-final Created with Sketch.

«Gran parte de la Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU se basa en una fantasía», afirma el relator especial de la ONU

Durante su participación en el foro global, Michael Fakhri se mostró firme al criticar la falta de debate sobre Covid-19 y el poder de las corporaciones para influir en los sistemas alimentarios

31 de agosto de 2021
(ATUALIZADO_EM 10 de diciembre de 2021)
Foto: OHCHR

El relator especial sobre el derecho a la alimentación del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) Michael Fakhri criticó la ausencia de temas relacionados con la pandemia de Covid-19 en la agenda de la Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU, que se acontece el 23 de septiembre.

“El gran problema de fondo con la Cumbre de Sistemas Alimentarios es que presentará propuestas sobre cómo transformar los sistemas alimentarios del mundo, pero ha ignorado el hecho de que estamos en medio de una pandemia mundial”, dijo Fakhri al presentar el resumen de su informe sobre la Cumbre.

Además de relator especial, tiene otras dos funciones: es miembro del equipo de integración de la Cumbre de Sistemas Alimentarios y del Comité de Seguridad Alimentaria (CFS), ambas iniciativas de la ONU. Por lo tanto, autorizado por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas para ser su representante independiente para cuestionar la seguridad alimentaria y la nutrición en la Cumbre, Fakhri utilizó su espacio durante el pre-evento, realizado en julio en Roma, para presentar su análisis.

“Durante el último año y medio, Covid-19 no ha estado en la agenda de la Cumbre de manera sustancial. Esto significa que gran parte de la Cumbre se basa en una fantasía, en la que el Covid-19 y la actual crisis alimentaria desaparecen mágicamente ”, afirmó Fakhri.

La agenda previa a la cumbre no dedicó ninguna sesión a la pandemia de Covid-19, a pesar de sus consecuencias en los medios de vida de las personas y en toda la cadena mundial de suministro de alimentos.

El relator especial también criticó duramente a las empresas, la organización del foro y destacó el desequilibrio de poder entre la sociedad civil y las empresas en las discusiones sobre el futuro de los sistemas alimentarios.

Michael Fakhri señala que el gran problema de los sistemas alimentarios de hoy es que las corporaciones tienen un enorme poder de influencia y son en gran parte responsables de los problemas que enfrentamos.

“La alta concentración de poder corporativo en nuestros sistemas alimentarios permite que un grupo relativamente pequeño de personas dé forma a los mercados de una manera que sirva a la maximización de los gaños de los accionistas y no al bien público”, explicó Fakhri. “Las leyes corporativas permiten a las personas obtener todas las ganancias y no ser responsables de ningún daño social generado por su empresa de generación de lucro».

Y fue muy claro: “Los sistemas alimentarios actuales marginalizan los derechos humanos”.

Durante su intervención, el relator especial también recordó que más de 300 organizaciones de la sociedad civil se movilizaron para promover la Contra Movilización Popular para transformar los Sistemas Alimentarios Corporativos, evento global con la participación del Instituto Brasileño de Protección al Consumidor (Idec).

Para Elisabetta Recine, del Observatorio de Políticas de Seguridad Alimentaria y Nutrición (OPSAN) de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Brasilia, en Brasil, y miembro del Alto Panel de Expertos (HLPE) del Comité de Seguridad Alimentaria de la ONU, el discurso del relator especial, durante la Pre-Cumbre de Sistemas Alimentarios, es relevante por exponer el predominio del poder empresarial, la falta de participación y reconocimiento del conjunto de propuestas concretas de las organizaciones de interés público y movimientos sociales en la construcción de futuros sistemas alimentarios.

“The manifestation of the OHCHR, through Mr. Fakhri, is extremely important for his clarity in pointing out the structural limits of the Summit process and, therefore, of the real risk of deepening the determinants that led us to a situation of global climate and food crisis. There are no expectations that the historical debt will be reduced by the proposals of the Summit for the fulfillment of the Human Right to Adequate Food considering important parts of the populations of the countries”, says Recine.

“La manifestación de ACNUDH, a través del señor Fakhri, es sumamente importante por su claridad al señalar los límites estructurales del proceso de la Cumbre y, por lo tanto, del riesgo real de profundizar los determinantes que nos llevaron a una situación de clima global y crisis alimentaria. No hay expectativas de que la deuda histórica sea reducida por las propuestas de la Cumbre para el cumplimiento del Derecho Humano a la Alimentación Adecuada considerando partes importantes de la población de los países”, dice Recine.

Recomendaciones

En su informe, Michael Fakhri recomienda acciones importantes para devolver el debate sobre los sistemas alimentarios a la sociedad civil y no a las corporaciones, fortaleciendo el derecho a la alimentación y los derechos humanos en general. A continuación se muestra un resumen elaborado por Idec de los puntos principales del relator especial:

  • Fortalecer los mecanismos de monitoreo y rendición de cuentas de las empresas que forman parte de los sistemas alimentarios hegemónicos;
  • Valorar los conocimientos locales y tradicionales;
  • Repensar urgentemente la incorporación de los derechos humanos en los resultados de la Cumbre y abordar los temas pendientes de poder, participación y logro de metas;
  • Los Estados Miembros deben movilizar y evaluar la Cumbre a través de los siete principios PANTHER (participación, rendición de cuentas, no discriminación, transparencia, dignidad humana, empoderamiento y estado de derecho), destacando que los Estados tienen la mayor responsabilidad de gobernanza en interés público;
  • Se recomienda fortalecer los foros multilaterales de la ONU existentes en Roma y Ginebra para su seguimiento y revisión. El Comité de Seguridad Alimentaria debe ser el espacio donde finalmente se discutan y evalúen los resultados de la Cumbre, señalando que el Comité cuenta con un Mecanismo de Sociedad Civil incluyente y representativo;
  • Todas las coaliciones creadas deben responder a las demandas nacionales y regionales, centrándose en los derechos humanos y abordando las prioridades transversales de equidad, empoderamiento y rendición de cuentas en los sistemas alimentarios;
  • Los resultados de la Cumbre deben evaluarse desde una perspectiva de derechos humanos. Esto implica cuestionar si las propuestas de la Cumbre harán realidad los derechos de las personas a la alimentación y los derechos humanos en general.

Acceda al informe completo, disponible en inglés.

Leer también